Novedades

Recomendaciones

December 17, 2019

3 colores para desarrollar tu liderazgo

Descubrí tu forma de dirigir.

Ceciclia Boggi

El liderazgo tiene que ver con las personas, y por ende con las relaciones interpersonales.
 
Un buen líder es quien tiene seguidores convencidos y motivados a seguirlo para cumplir su visión, que ya es una visión compartida porque el líder es capaz de “vender” su visión a sus seguidores.  Es decir, es una persona que tiene influencia sobre otras personas.
 
Tiempo atrás se creía que las habilidades de líder eran innatas, y quién no nacía líder, nunca lo sería. Hoy sabemos que lo que hace a un líder es su comportamiento, lo que hace y dice a la gente, es decir, sus habilidades interpersonales: comunicación efectiva, empatía, motivación, manejo de conflictos; y también sabemos que estas habilidades se pueden desarrollar con convicción, con aprendizaje y con la práctica.
 
Vamos a presentar aquí una herramienta que nos va a ayudar a desarrollar nuestras habilidades interpersonales tomando conciencia; conociendo, entendiendo y comprendiendo nuestras relaciones interpersonales a través de conocernos a nosotros mismos, conocer a los otros y entender cómo son nuestras interacciones y los efectos que producen en los otros. Para eso aplicaremos la Herramienta SDI para desarrollar nuestro liderazgo
 
Esta herramienta se denomina Inventario de Despliegue de Fortalezas, (StrengthsDeploymentInventory), abreviado SDI®, y fue desarrollada, al igual que la Teoría de la Conciencia de las Relaciones, por el Dr. Elías Porter, un influyente psicólogo norteamericano, seguidor de Freud y Fromm, entre otros.
 
La Teoría de la Conciencia de las Relaciones establece, que “nuestro comportamiento es guiado por nuestra motivación por sentirnos valorados, para sentir auto-estima”. Según Porter, esta premisa se cumple en todas las personas. Sin embargo, lo que hace sentir ese bienestar personal, esa auto-valoración, es diferente para cada persona: son ciertos valores y motivos intrínsecos que difieren de persona en persona y que actúan como un filtro por el que cada persona se percibe a sí misma y al mundo que lo rodea.
 
Si pudiéramos conocer cuáles son esos filtros, es decir, los valores y motivos intrínsecos, tanto de nosotros mismos como de las otras personas, podríamos mejorar la manera en que interactuamos, disminuyendo los malos-entendidos y los conflictos.
 
El SDI® es la herramienta que nos permitirá conocer nuestros motivos intrínsecos y los de nuestros seguidores.
 
¿Cómo funciona el SDI®?
 
El SDI® es una auto-evaluación de personalidad basada en la detección de los valores y motivos intrínsecos de las personas, de las fuerzas energizantes innatas o “drivers” que les da sentido de autovaloración y produce bienestar personal. En otras palabras, se trata de descubrir que es lo que nos hace “sentirnos realizados”.
 
Estos valores y motivos, que nos guían a elegir determinados comportamientos, hacer o decir ciertas cosas para sentir autoestima se llaman Sistemas Motivacionales.
 
Los tres Sistemas Motivacionales básicos son:
 
  1. AZUL: Altruista – Protector
  2. ROJO: Asertivo – Director
  3. VERDE: Analítico – Autónomo
Es importante aclarar que todas las personas tenemos una mezcla de los tres sistemas motivacionales básicos, pero alguno puede predominar por sobre los otros y así se determina nuestro propio sistema motivacional.

 
Descubrí tu propio sistema motivacional
 
Te invitamos a descubrir tu propio sistema motivacional leyendo detenidamente las descripciones de los cuatro sistemas motivacionales básicos AZUL–ROJO–VERDE– CENTRO. Si te identificás mayormente con alguno de ellos, es probable que ése sea tu sistema motivacional.
  • AZUL: Altruista – Protector
 
Las personas de sistema motivacional AZUL son personas motivadas por la protección, el crecimiento y bienestar de los demás. Defienden los derechos de los demás, más que los propios. Están preocupados por cómo se sienten los demás, tratan de ayudarlos y evitar ser una carga.
 
Estas personas se sienten valoradas cuando pueden ayudar, proteger y ocuparse por el bienestar de los demás y son reconocidas por ello.
 
  • ROJO: Asertivo – Director
 
Las personas de sistema motivacional ROJO son personas interesadas y enfocadas en el logro de las tareas y la organización de la gente,  el tiempo y los recursos para obtener los resultados deseados. Actúan rápidamente para cumplir las tareas y  lograr objetivos. Son personas con confianza en sí mismas, siempre atentas a las oportunidades y le gustan los desafíos.
 
Estas personas se sienten valoradas cuando pueden realizar sus tareas, obtener resultados y son reconocidas por ello.
  • VERDE: Analítico – Autónomo
 
Las personas de sistema motivacional VERDE son personas preocupadas por asegurarse que las cosas han sido pensadas apropiadamente para tomar decisiones acertadas. Les interesa que establezca y se mantenga el orden. Se preocupan por ser precisas y justas para lo cual piensan cuidadosamente. Son personas auto-suficientes y prefiere disponer de tiempo para analizar, observar y obtener información.
 
Estas personas se sienten valoradas cuando pueden analizar y pensar apropiadamente, con la información adecuada para tomar decisiones sin equivocarse, y son reconocidas por esto.
 
  • CENTRO: Flexible – Coherente
 
Las personas de sistema motivacional CENTRO son personas interesadas por la flexibilidad y el bienestar del grupo al que pertenecen. Tienen interés en los miembros del grupo, en conocer la opinión del grupo y en ser parte del grupo. Son personas que proveen varias opciones, distintas alternativas, consideran múltiples puntos de vista. Enfocadas en el grupo, buscan consenso y se adaptan a las necesidades.
 
Estas personas se sienten valoradas cuando son parte de un equipo con el que pueden colaborar, escuchando a todas las opiniones, ayudando al consenso, con flexibilidad, y son reconocidas por ello.
 
NOTA: El SDI® también contempla los sistemas motivacionales que son mezclas de dos colores: AZUL–ROJO, ROJO–VERDE y VERDE–AZUL, completando un total de siete sistemas motivacionales tal como muestra la figura. Por simplicidad, en este artículo usaremos sólo los cuatro mencionados arriba.
 
Como dijimos anteriormente, estos valores y motivaciones actúan como filtros en cómo percibimos el mundo, por lo que conocer nuestro sistema motivacional nos va a permitir entender el por qué de lo que nos hace sentir bien, lo que nos gusta e inspira, y lo que por el contrario nos  produce insatisfacción.
 
Asimismo, si conocemos el sistema motivacional de las otras personas podremos saber qué los motiva, comprender el porqué de sus comportamientos y entender que podemos tener distintas percepciones sobre una misma situación, y en consecuencia, adoptar una posición más comprensiva hacia las otras personas.
 
Conociéndonos a nosotros mismos y a las personas que nos rodean podemos lograr relaciones interpersonales más efectivas e interacciones más satisfactorias.
 
 
 
Cecilia Boggi:
Consultora e instructura de Dirección de Proyectos, facilitadora de liderazgo y motivación. Ejerce como docente de la Universidad del CEMA, fue reconocida por Grey Campus, integrando de esta forma el puesto 63 de 120 personas destacadas en la Dirección de Proyectos.