Novedades

Recomendaciones

October 28, 2019

¿Equipos de trabajo desmotivados?

10 consejos para afrontar un problema habitual en la dirección de proyectos.

Por: Paloma Martin

Si hoy me asignaran la dirección de un proyecto, y mi superior me preguntara qué es aquello que no me debería faltar, le respondería sin dudarlo: ¡un equipo de trabajo motivado! 
¿Por qué? Porque, aunque un equipo de trabajo motivado no siempre nos va a asegurar el éxito del proyecto, sí nos permitirá aumentar las probabilidades de estar mucho más cerca de poder hacerlo, y sobre todo de hacerlo bien.
Por eso, tener un equipo de trabajo motivado es muy importante, pero… ¿cómo lo hago? 
 
Antes de comenzar con el proyecto, los miembros asignados que conforman el equipo de trabajo pueden ya estar motivados por lo que el proyecto en sí representa, su razón de ser o por la contribución que su implementación tendrá sobre las personas, las organizaciones y la comunidad. Sin embargo, lo más probable es que el Director tenga que llevar adelante acciones puntuales para mantenerlos movilizados a lo largo de la vida del proyecto. Para ello, debe comenzar por sentarse con cada uno y percibir sus necesidades y expectativas. 
 
Los aumentos salariales y otras compensaciones económicas están entre las herramientas motivacionales más valoradas, pero difícilmente estén disponibles o a la mano del Director del proyecto. En ámbitos con estructuras organizacionales funcionales, como suelen ser gran parte de los organismos públicos, la cosa suele complicarse para el Director que no posee cargo jerárquico dentro de la estructura jerárquica o cuando los miembros del equipo no dependen formalmente de él. 
 
Pero ¡no te desanimes! Esto no quita que no existan posibilidades para hacerlo. Aquí te comparto algunas herramientas para facilitar la motivación a través de reconocimientos y recompensas:
1. Agradecé, decí “gracias” más seguido.
2. Dá la posibilidad a que los miembros del equipo puedan elegir las actividades a las que serán asignados independientemente de las tareas que realicen en sus respectivas áreas, ofreciéndoles el apoyo y la capacitación necesarias. ¡Dales confianza!
3. Enviales notas a los directores, subdirectores y jefes de los miembros del equipo donde se destaque su desempeño.
4. Planificá celebraciones de los logros. Son buenos momentos luego de la concreción de hitos relevantes y al momento del cierre del proyecto.
5. Ajustá el proyecto para que las actividades se les asignen a las personas que desean hacerlas.
6. Considerá cuánto tiempo cada miembro quisiera estar vinculado al proyecto. 
7. Si algún miembro del equipo desea desarrollarse en una temática específica, asignalo a una actividad que no sea de la ruta crítica para que pueda obtener el conocimiento requerido sin tanta presión.
8. Buscá la generación de vínculos entre los miembros del equipo por medio de reuniones y actividades específicas, y también intentá reforzarlos.
9. Esforzate para que los miembros puedan ver resultados tangibles asociados a su trabajo, valorizando los llamados “trabajos invisibles”. Buscá la visibilización y difusión de los miembros del equipo a nivel institucional y ante otros organismos.
10. Otorgá premios por reconocimiento no monetarios (diplomas, accesos a capacitaciones específicas, compartir un café o un almuerzo)
 
Sean cual sean las estrategias elegidas por el Director para cada uno de los miembros del equipo de trabajo, éstas deberán formar parte del plan que, dependiendo del proyecto, puede ser más complejo o más simple y consignará entre sus aspectos más relevantes las acciones seleccionadas tendientes a satisfacer dichas necesidades y expectativas. Todo esto es para reconocer y premiar el trabajo de su equipo.  Con el plan preliminar ya escrito, el Director debe asegurarse de revisarlo conjuntamente con todos y muy importante, ¡debe comunicarlo con claridad! 
Una señal de que hemos hecho bien nuestro trabajo como directores de proyecto es que los miembros del equipo deseen volver trabajar con nosotros en proyectos futuros.
 
 
Paloma Martín:
Licenciada en economía en la Universidad Nacional de Cuyo y magíster en políticas públicas en la Universidad Torcuato Di Tella. Actualmente, es jefa de la Oficina de Proyectos Especiales de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación.