Novedades

Recomendaciones

May 23, 2019

Liderar en la etapa de la tormenta o de la insatisfacción.

Cinco características de un equipo que se conformó hace unos meses.

Por: Hernán Pissoti

El liderazgo no es una tarea fácil, e integrar un equipo que recién se está conformando tampoco. Si bien puede resultar un desafío casi imposible, no lo es. Solo basta de armarse de paciencia y superar ciertos obstáculos.

Seguramente al principio te vas a encontrar perdido en la etapa de la “Tormenta o Insatisfacción”.  A continuación, te muestro situaciones que se pueden presentar para que preveas y para que el camino no sea tan complejo y tedioso:

1. Malestar de los integrantes

Suele aparecer malestar en los integrantes porque la realidad puede no parecerse a la expectativa planteada oportunamente. 

2. Conflictos en escena

Los conflictos aparecen en escena y esto genera que las discusiones tomen un tono emocional. 

3. Rechazo hacia el líder

Como el nivel de desarrollo del equipo es todavía bajo, esto suele repercutir en un rechazo hacia el líder, que es quien “marcó la cancha” en la etapa de conformación. 

Este escenario indica que es momento de poner en juego todos tus dones de Líder-Coach y de aprovechar los conflictos y resistencias como una oportunidad para resolver. Deberás aclarar y lograr el aprendizaje que facilitará la madurez del equipo para entrar en su siguiente etapa. 

Si no te sale ser un Líder-Coach, apóyate en alguien a quien sí le salga, y trabajen juntos con el equipo.  No todos somos perfectos. De esta manera, pidiendo ayuda, incluso darás una señal de humildad a tu equipo.

Por sobre todas las cosas: no te “escondas” y escuchá lo que tu equipo tiene para decir. La aceptación es el proceso clave para trabajar con quienes lo integran. 

No te olvides que la evolución hay que guiarla.  Esto no implica que lo único que debés  hacer es repetir palabras alentadoras, sino que debés estudiar a cada integrante para conocer sus diferencias, fortalezas y debilidades. Así vas a construir un equipo diverso en el que cada uno pueda desarrollar al máximo su talento.  No te rindas antes de tiempo, tenés mucho potencial para dar y compartir. Si bien, muchos dirían que ser líder es una característica innata, aprender a dirigir a cada equipo específico es un proceso. 

 

Hernán Pisotti:
Especialista en cultura organizacional, liderazgo, desarrollo de equipos y gestión de emociones. Tiene más de 20 años de experiencia en organizaciones como: IBM, Petrobras, Grupo ASSA y Olivia Consultoría. Es profesor de la Escuela de Negocios UCA y del Programa Ejecutivo de Liderazgo en Capacitarte UBA.